Total parcial

18.07.19

Hoy sería prácticamente uno de esos días en los cuales quisiera volver el tiempo atrás, hasta algunas horas de la noche anterior, y morderme las uñas, antes de tipear mis sentimientos a un ser emocionalmente no disponible.

El choque entre la expectativa y la realidad en la crueldad de mi cuestión emocional es a veces muy difícil de sobrellevar.

No es enojo, es tristeza.

Es sentir que saltás al vacío con la confianza ciega de que alguien te va a agarrar la mano del otro lado, pero te partís al medio, desde el esternón, justo donde está el corazón, no en dos ni en tres, sino en infinitos pedazos que son cada vez más difíciles de juntar y volver a armar.

Nunca fui la más inteligente ni la más elocuente cuando se refiere a cuestiones del amor (y sí, me atrevo a usar esa palabra porque si no lo es, es una rama que nace del mismo árbol), y me encuentro totalmente desconcertada, desencajada, y encajonada, porque durante toda mi vida me he rehusado a pasar por ésto.

Tal vez debería usar más la cabeza y menos el corazón, aprender a enmascarar lo que siento, para no sufrir, pero es inevitable.

Hay estructuras que se están rompiendo y hasta un ciego lo puede ver.

Es muy probable que vos no me quieras como yo te quiero. Y sería mejor así, muerto el perro, muerta la rabia.

Pero soy un gato, y si bien ya perdí varias vidas, sé que todavía me quedan algunas por vivir.

Éste no es el punto, me estoy yendo de tema.

El punto es que te quiero, y eso me hace sentir vulnerable, me hace conocer el costado más dulce, tierno y más amable, pero en momentos quererte me invade de ansiedad, celos infundados, inseguridades y miedos, muchos miedos.

No es fácil encontrar el equilibrio cuando lo que sentís te desborda.

Y sí, siempre sostuve que los sentimientos fueron hechos para sentir, pero hay momentos en los cuales quisiera no tenerlos, no por vos, sino por mí.

Y sé que no podrás encontrarle sentido a lo que escribo, pero es tarde, me duele la cabeza de pensar.

Me molesta el hecho de que siempre haya algo en el medio, esa charla a medio hablar, esas voces que no se apagan y el ruido, siempre tanto ruido.

Necesito una pausa con vos, dejar de estar desencontrados, encontrarnos desde otra perspectiva, hablarnos con la mirada, esas que nunca mienten, y reponer energías. Necesito escucharte, que no me cambies de tema, que hablemos de todo lo que tengamos que hablar, así esté de más, darte un beso, un abrazo, dormir con vos, estar en nuestro Universo es tan fácil y hermoso… pero no voy a pedirlo. No, ya no.

Porque sí, te quiero, pero más me quiero a mi.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s