Cuantas veces

Cuantas veces la media luna que descansa sobre mi pecho, penduló sobre el tuyo,

Plateada, brillante.

Abriéndose ante el abismo,

Sintiendo vértigo,

Pero aún así en movimiento.

Único testigo entre vos y yo,

Y nuestro amor saturnino.

Cuantas veces mi sonrisa coincidió con la tuya,

En ese recinto tan nuestro, tan privado,

Terminando en un beso,

Esos besos que me muerden,

Con un dolor dulce,

Me ahogan,

Con un aire de necesidad,

Me desarman,

Con tanta suavidad,

Me llegan hasta el alma.

Cuantas veces mi mano, se encontró con la tuya,

Ansiosa, revuelta,

Buscando en ella esa contención,

El tacto de tus dedos rústicos,

Fundiéndose en la calidez de los míos

Y tus ojos,

Observando en silencio.

Cómo evadir esa mirada,

Que me agarra siempre con la guardia baja,

Que me atrapa,

Me sorprende cuando menos me lo espero,

Agazapada entre tus pestañas,

Inundando todo el recinto donde se posan.

Cuantas veces esos ojos,

Me desnudaron, sin desvestirme,

Me aceleraron los latidos,

Recordándome que vivo.

Aquellos,

Tus ojos,

Mis ojos,

Es que estando tan cerca,

Se funden,

Se confunden.

Cuantas veces tus brazos,

Ese refugio cálido,

Fueron coraza contra este mundo.

Me abrazaron,

Me contuvieron,

Me devolvieron la calma.

Cuantas veces,

Cuantas.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s